domingo, 6 de junio de 2010

El silencio le habla a la muerte.

Hola, como estas, en este tiempo o será q no volverás?....me miras o te miro?...te acabas o me acabas, interesante la verdad, y cuéntame tu a dónde vas? Pues no encuentro camino por el que te vea andar, o será tal vez en el mismo sendero que la amiga soledad?...hay algo que te quiero reclamar, es que tu acabas con algo, pero yo en cambio me mantengo…solo soy bello en vida y tú me das en la muerte…me regalas al consentimiento dirigido de tu destino…que es quitar?…no me gusta dar….quedémonos a mano…disueltos en el mar…en el vaivén del agua y la resistencia del viento, que nos elimina a los dos, en sonido y en vida, en ese instante pleno donde a nadie le importa la realidad de la vida…los momentos…es normal nacer, es normal continuar…es normal morir…es difícil vivir…acompáñame a una caminata…una caminata fugaz por el tiempo, en el que nos abrazara el esfuerzo de lo que antes no entendimos, y que hoy solo aceptamos…que mas da…maldita tu muerte, bendita mi muerte…la pelea de colosos, del miedo a dejar de existir, y la imposibilidad de vivir..pero es que prolongarlo solo da esperanza…a no ponerle fin a lo que aun no empieza…aquí termina nuestra charla, pues ya no nos veremos más…se que sigues tu camino hermosa muerte…poniendo fin a la inminente existencia efímera…te quiero pero no te respeto, ya no te llamare muerte, serás solo el mañana, algo que hoy no vendrá…condescendiente de mis palabras, nos volveremos a ver cuando deje de ser hoy, y tu dejes de ser mañana y te llame una vez más hermosa muerte.