martes, 27 de julio de 2010

Esto solo se lee gritándolo (en la mente)...

Y el ruido atorado en ese amalgama de silencio que me trae en acorde tu voz, ese cuaderno de tinta de ir, en ese encuentro de sabia mojada, de morir vespertino y vivir ajustado, de fuerzas apagadas en oscuros pasillos de soledad, inquieto en su espera se otorga, se entierra en imperio de razón, en ese instante que culmina la verdad, insólitos momentos sin sentido que nos dan a conocer el olvido, los vientos no soplan, y la lluvia no termina de caer, solo se ahórnese en milagros cotidianos, en bravura y mentira, en infiernos y diablos, en sonrisas y amores....
Que bello resulta continuar...
Todo pierde equilibrio, y se cae en avalancha encima de ti, tomas fuerzas de no donde solo guardas polvo y casquillos, e intentas con ímpetu destruir su alud, te despiertas inquieto en insomnio y risas para destruir de un golpe su tan estupida sinrazón, sentencias su amargura con estacas, sacadas de un sueño y de la infinita imaginación, y a volar entre restos, y cenizas, a alcanzar la euforia del corazón, en un intento luminoso, de alcanzar lo que ingenuamente unos llaman perdición, de lo que no saben, no conocen, o perdieron....eso que algunos anhelan y otros en desilusión erróneamente corrigen al llamarla en su inexistencia, y no la ven en el corazón, ilusos consejeros, y amigos del pasado que en su cajón no ven mas aya de su tramos...miéntete si quieres, miéntanse como si fuera una jodida canción, yo me quedo en este lado, donde impera mi corazón, en este torbellino de sentimientos, yo prefiero llamarle amor...